Mi reencuentro con el escenario no pudo empezar mejor. Las canciones antiguas empujan a las nuevas para que tomen vuelo. Ha sido una maravilla cantar y tocar en el Foro del Tejedor para un público exquisito, y emocionante haber compartido escenario con mi admirado Augusto Bracho. Gracias vida.